Estrategias para reducir el estrés de los deportistas

Estrategias para reducir el estrés de los deportistas

Juan Carlos Flores – Equipo MVP SPORT

El deporte proporciona a los niños y jóvenes una oportunidad de enfrentarse a muchos desafíos que ponen a prueba sus capacidades y habilidades. Pero cuando se sienten incapaces de enfrentarse a esos retos y no tienen las habilidades necesarias para ello, la participación deportiva puede convertirse temporalmente (o incluso permanentemente) en una fuente de frustración, ansiedad y estrés (Sagar y Lavallee, 2010).

No debe evitarse el estrés de forma taxativa. Cuando un joven se ve enfrentado a una situación estresante, tendrá la oportunidad de aprender a manejarla, por sí mismo o con la ayuda de otros. Las situaciones estresantes, cuando ocurren de vez en cuando, pueden tener un valor pedagógico. Sin embargo, cuando el estrés se produce de manera regular sí que puede resultar perjudicial y, por ello, debe ser evitado (Wikman et al., 2014).

Por tanto, como entrenador/educador deportivo, resulta vital conocer una serie de estrategias que contribuyan a reducir y/o evitar el estrés en nuestros jóvenes deportitas (De Knop, 1998).

Una primera estrategia es hacer adaptaciones a nivel competitivo que reduzca el nivel de ansiedad de los jóvenes deportistas, como por ejemplo las siguientes:

  • Utilizar un enfoque positivo: dar ánimos primero, apreciar aspectos del comportamiento (cooperación, compromiso, respeto, juego limpio, etc.), tratar los aspectos a mejorar y volver a dar ánimos para volver a intentarlo.
  • Reducir la importancia de los resultados de la competición (no premiar o expresar apreciación únicamente cuando se ha ganado).
  • Conceder menos importancia a los resultados de los encuentros en el tablón de anuncios o en las redes sociales de la entidad deportiva. Se han de mencionar, pero no poner excesivo énfasis en ellos.
  • Organizar competiciones en los entrenamientos entre deportistas/equipos de un nivel parejo.
  • Reducir la incertidumbre acerca de la participación en una competición (los deportistas deben de saber cuanto antes lo que se espera de ellos).
  • Realizar adaptaciones del equipamiento deportivo utilizado, de espacios, la duración de la actividad o las normas de juego. No se trata de cambiar por cambiar, sino de hacer que aumente la fluidez de la práctica de los aspectos básicos, la autoestima y las posibilidades de disfrute de los jóvenes.

Pushy parents

Por otro lado, además de cambiar la situación o el entorno, también puede enseñarse a los jóvenes a gestionar las situaciones que le provocan estrés, es decir, que aprendan lo que es el estrés, qué consecuencias tiene para su salud y su rendimiento, así como estrategias para reducirlo, como podrían ser las siguientes:

  • Enseñar a los deportistas técnicas de reestructuración cognitiva que les permitan identificar los pensamientos negativos que interfieren en su rendimiento y sustituirlos por otros más positivos y relevantes para la tarea.
  • Practicar ejercicios de respiración consciente puede enseñar al deportista a tener un mayor conocimiento y control de su respiración y tensión muscular, lo que conllevará un mejor estado fisiológico, un mayor autocontrol y un aumento de la autoconfianza.
  • Establecer rutinas previas antes de la competición (llegar al lugar de la competición, cambiarse en el vestuario, ejercicios de calentamiento y estiramiento, realizar un ritual antes de comenzar) para asegurar que los jóvenes preparan la competición de forma sensata y que sientan un mayor control de la situación.

www.thewangconnection.com_images_wangs_marjover_mar-jover-mente-TWC-02

Por último, los padres también pueden ser un agente estresor a tener en cuenta, tanto por una excesiva implicación (al sentirse constantemente evaluados y que defraudan a sus progenitores) como por una completa indiferencia (al sentirse olvidados y/o indeseados). Lo ideal es que participen de una forma constructiva en el desarrollo de sus hijos, por lo que es importante que la comunicación fluya desde el principio de temporada en cuanto a:

  • Cuáles van a ser los objetivos para la temporada, cuál va a ser la metodología de trabajo, qué valores se van a trabajar, qué se espera de ellos para transferir este aprendizaje deportivo a otros ámbitos (familiar y/o educativo).
  • Cuál es la situación de sus hijos/as, cuáles han sido sus progresos y cuáles son los problemas específicos de éstos.
  • Qué estrategias concretas pueden llevar a la práctica en casa para ayudar sus hijos/as.

A modo de conclusión, hemos visto que el entrenador no sólo necesita un conocimiento profundo del deporte y de sus deportistas, sino también de su papel, tareas y responsabilidades específicas, que están conectadas con la situación en la que prepara a los jóvenes deportistas.

Dicho trabajo de prevención/tratamiento del estrés es una tarea de larga duración, cuya recompensa es que el deseo de que los jóvenes deportistas sean capaces de dar su mejor versión se convierta en realidad. Merece la pena poner todo de nuestra parte para que así sea.

Referencias:

  • De Knop, P., Wylleman, P., Theeboom, M., De Martelaer, K., Van Puymbroek, L, & Wittock, H. (1998). Clubes deportivos para niños y jóvenes. Málaga: Consejería de Turismo y Deporte. Instituto Andaluz del Deporte.
  • Sagar, S. S., & Lavallee, D. (2010). The developmental origins of fear of failure in adolescent athletes: Examining parental practices. Psychology of Sport & Exercise, 11(3), 177-187.
  • Wikman, J. M., Stelter, R. R., Melzer, M. M., Hauge, M. T., & Elbe, A. M. (2014). Effects of goal setting on fear of failure in young elite athletes. International Journal of Sport & Exercise Psychology, 12(3), 185-205.

pdf-icon

Estrategias para reducir el estrés de los deportistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.